¿Quién es culpable en un accidente de tráfico?

Hoy hablamos de los tipos de accidente de tráfico más comunes y qué conductor es culpable en cada uno de ellos.

Si alguna vez te has visto envuelto en un accidente de tráfico, sabrás de buen tinta que en ocasiones es un verdadero quebradero de cabeza decidir entre las dos partes quién ha sido la culpable, para poder rellenar correctamente el parte de accidente para la aseguradora. Pero hoy en día todos tenemos claro que hay una series de accidentes que tienen un culpable claro. Hoy vamos a hacer un repaso sobre ellos.

1. Golpe trasero.

Como sabréis es el accidente de tráfico más común. La razón principal es porque no se guarda la suficiente distancia de seguridad. El coche de delante frena, y el de detrás no tiene tiempo de frenar y choca.. Aunque el conductor del primer vehículo haya frenado por un despiste bruscamente, eres tú el que ha chocado, por tanto eres el culpable por no llevar la distancia adecuada.

2. Preferencia en un cruce.

En las clases de la autoescuela nos enseñaban que cuando un vehículo aparece por tu derecha en un cruce, siempre tiene la preferencia, a no ser que haya una señal que indique lo contrario. Por tanto si no cedes el paso y chocas, serás culpable.

3. Invasión de carril.

Se produce cuando hay dos conductores circulando en paralelo y se golpean. En este caso el culpable del accidente de tráfico será el que invada el carril del otro.

4. Circulación en rotonda.

Si conocéis a alguien que siga las normas dentro de una rotonda sois afortunados, porque la mayoría no lo hacemos correctamente. El vehículo que invade el carril del otro es el culpable; pero si no está del todo claro, es siempre el conductor que circula más en el interior del los dos, porque se supone que antes de salir debes incorporarte al último carril para hacer la salida y no invadir carriles desde dentro.

5. Señales.

Está claro que las señales están para cumplirlas, por lo que si no las sigues, serás culpable.

6. Marcha atrás.

En este caso el vehículo culpable es el que hace marcha atrás, ya que ha debido prestar atención a su alrededor para no sufrir percances.