Reacciones al volante más comunes

¿Cómo reaccionarias a un patinazo de tu coche? Hoy os hablamos de algunas de las  reacciones al volante más comunes.

Hasta el mejor conductor puede verse envuelto en un problema a los mandos de su vehículo, pero hay varias reacciones al volante que debemos tener en cuenta si queremos que nuestro coche, ni por supuesto nosotros, suframos algún tipo de daño. No hace falta decir que siempre debemos guardar la calma ante cualquier situación e intentar actuar de la mejor manera posible, los nervios no son buenos consejeros cuando conducimos. ¡Empezamos!

1. Fallo de frenos.

Si te ves envuelto en algún momento en este caso, debes actuar de manera rápida e intentar ir cambiando a otras marchas menores. Ayúdate con el freno de mano, pero lentamente, no lo acciones de manera brusca. Intenta desviarte hacia un lado donde creas que el coche pueda frenar, es preferible que nos demos un pequeño golpe que exponernos a tener un accidente.

2. Reventón de neumático.

No hace falta decir que aquí la calma es fundamental, más que nada porque lo primero que te sobreviene es un tremendo susto. Lo primero, sujeta bien el volante para que el coche no vaya dando bandazos y muy importante que no pises el freno. Intenta ir bajando la velocidad  con suavidad levantando el pie del acelerador. Cuando el coche tenga una velocidad reducida, entonces, empieza a frenar poco a poco y sal de la carretera para poder hacer el cambio de neumático o llamar a tu asistencia.

3. El coche patina.

Es una de las reacciones al volante más comunes, puede ocurrir por la lluvia, el hielo o por cualquier elemento líquido que haya en la carretera. Si te ves envuelto en esta situación, nunca toques el freno, ni levantes el pie del acelerador. Debes seguir el movimiento con el volante que siguen tus ruedas traseras, si van hacia la derecha, tú a la derecha; y si van a la izquierda, pues a la izquierda. Cuando el coche empiece a ponerse recto gira tu volante en la dirección opuesta para evitar un nuevo patinazo, ve desacelerando lentamente para salir de la zona de peligro. Si te patinan las cuatro ruedas suelta el freno para permitir su rotación, después ve frenando de manera gradual.

4. Si se cruza un animal en la carretera.

Si en algún momento un animal se cruza en tu camino, la reacción de todos es intentar esquivarlo, pero en ocasiones es peor el remedio que la enfermedad… porque puedes verte envuelto en un accidente. Nunca frenes bruscamente y si no tienes espacio para hacer la maniobra no la hagas.

5. Entrar a mucha velocidad en una curva.

Si ves que tu coche puede patinar, pisa freno y acelerador al mismo tiempo pero con suavidad ambos.